Blog de Aula CM

Community Manager, Marketing de Contenidos, Blogs y SEO

errores-seo-93.svg

25 errores de posicionamiento en buscadores que destrozan tu SEO

Mucha atención: este post es un listado de errores que puedes cometer o incluso estar cometiendo en este momento con tu página web y que podrían arruinar tu posicionamiento SEO en Google. Por ello, ve tomando nota y al mismo tiempo ten abierta tu web para ir haciendo las comprobaciones y mejoras necesarias sobre la marcha.

Aunque no sepas mucho sobre SEO no te preocupes. Te lo voy a explicar todo de manera sencilla y práctica para que puedas ir aplicando las correcciones paso a paso. Con este post quiero ayudarte a entender de qué estamos hablando y que después puedas solucionarlo con facilidad.

Algunos de los errores o aspectos que debes tener en cuenta son bastante fáciles de cometer. Otros son menos comunes, pero debes conocerlos igualmente para no caer en ellos en el futuro.

En SEO, tan importante es realizar acciones para posicionar como evitar cometer errores

Cuando trabajas el SEO de una web, tan importante es realizar acciones para posicionar como evitar caer en errores que podrían penalizarte o perjudicar tu posicionamiento. Pero ten muy presente que no todo lo que te perjudica tiene por qué ser una penalización. A veces hay bastante confusión al respecto y hay gente que piensa que se trata de lo mismo, cuando no es así.

Una penalización es un castigo que te impone Google por haber hecho algo que no debes según los algoritmos que marcan las reglas, como son el panda, pingüino, etc. Un simple error SEO es algo que puede estar perjudicándote, aunque no esté directamente relacionado con un algoritmo concreto de Google.

 

Entonces… ¿Cómo saber si estás cometiendo errores SEO?

El problema de cometer errores en SEO es que si eres penalizado o bajas muchas posiciones quizá la solución no sea tan fácil como quitar el error y ya está. A veces queda un daño que puede ser difícil de reparar, o te puede dificultar o ralentizar en tu estrategia de posicionamiento. Por ello, es esencial tener muy claros qué errores no debes cometer:

 

 

1. Duplicidad de contenido

La duplicidad de contenido puede ser con contenido externo o con contenido interno.

Externo quiere decir que has copiado o plagiado literalmente textos de otras webs y los has puesto en la tuya. Esto es algo que Google persigue bastante y que debes evitar a toda costa. No sólo por Google, también para no ser tachado como un plagiador, lo cual podría dañar tu prestigio entre la comunidad de usuarios y creadores de contenido.

Interno es cuando tienes textos iguales en bastante proporción entre diferentes URLs de tu propio sitio web. Si tu web tiene muchas páginas con los textos iguales, Google podría considerar que no es necesario mostrarlas todas ya que no aportan nada nuevo, y eso supondría perder visibilidad en el buscador.

Esto suele suceder cuando tienes indexadas páginas de taxonomías, productos con la misma descripción, footers y siidebars con textos muy amplios, etc.

 

¿Cómo te perjudica?

Google analiza tu contenido a través del algoritmo Panda, y a Panda no le gusta que llenes internet de URLs que no aportan nada original. Además, el contenido duplicado empeora la experiencia de usuario al ofrecer textos iguales en diferentes secciones, lo cual puede ser mal visto por el usuario.

Ahora bien, sobre esto hay debate… ¿el contenido duplicado penaliza? Lo cierto es que no siempre, y además a igualdad de condiciones en proyectos parecidos, en algunos casos sí lo hace y en otros no. Por tanto, ¿por qué arriesgarte?

¿Cómo saber si tienes contenido duplicado?

Introduce el dominio de tu web en la herramienta Siteliner para saber el porcentaje de contenido duplicado interno que tienes en todo el sitio y página a página.

Para analizar el contenido duplicado externo o plagiado de una web a otra, tienes herramientas como Copyscape, en la cual puedes introducir una URL de un sitio web y la herramienta te dirá dónde se está replicando ese contenido de manera textual.

¿Cómo solucionarlo?

En el caso del contenido duplicado interno, modifica el contenido que coincide entre páginas o añádeles más texto para bajar la coincidencia, desindexa taxonomías, disminuye la cantidad de texto en las zonas de widgets, desindexa las páginas que generan duplicidad si no tienen relevancia ni potencial para posicionar.

Si se trata de contenido duplicado externo, es decir, tienes en tu sitio contenido que ya está en otras webs, retíralo inmediatamente si el contenido fue publicado antes en otro sitio web. Si es al revés, es decir, si te han plagiado, en teoría no deberías ser penalizado por ello. No obstante, en el caso de que no tengas total seguridad sobre ello, es mejor que lo revises bien por si acaso.

 

 

2. Enlaces entrantes tóxicos

A estas alturas ya deberíamos tener súper claro que no podemos ir por ahí comprando enlaces sin valorar a fondo su procedencia y su calidad. Hasta hace un tiempo, muchas webs vivían de la compra de enlaces de forma sistemática, pero el algoritmo Penguin es cada vez más preciso y puede penalizarte si te pasas.

El enlazado tóxico es el que viene de dominios penalizados, que envían enlaces masivamente a otras webs que están en otros idiomas o que trabajan un idioma diferente, con anchor texts masivos demasiado coincidentes o iguales, de temáticas proscritas como pornografía, apuestas, medicamentos falsos, etc.

¿Cómo saber si tienes enlaces entrantes tóxicos? Revisa tu web con herramientas como Ranksignals o Search Console y observa si hay enlaces sospechosos. Analiza el contenido de esas webs, mira si están en otro idioma, fíjate bien en qué temática trabajan, cuenta los enlaces salientes por si estuviera enviando muchísimos enlaces por cada URL y pásales también Ranksignals para ver quiénes les enlazan por si son también dominios sospechosos.

 

 

¿Cómo te perjudica?

Podrías ser penalizado mediante el algoritmo Penguin de Google.

¿Cómo saber si tienes enlaces tóxicos?

Revisa tu perfil de enlaces entrantes con herramientas como Search Console, Ahrefs o Ranksignals, y observa si hay algunos que sean sospechosos por su nombre extraño, idioma extranjero, temática diferente o sospechosa (pornografía, medicamentos falsos, apuestas) y cantidad de enlaces salientes que mandan por URL a otras webs.

¿Cómo solucionarlo?

Con la funcionalidad disavow de Search Console. También, dejando de comprar enlaces en sitios “raros”.

 

 

3. Thin Content

Escribir poco contenido en tus páginas y entradas es algo que deberías evitar. No sólo por ese dogma clásico del SEO que dice: “Google quiere que escribas mínimo 300 palabras para posicionar”.

También por otro motivo importante: un contenido rico, que satisface bien la demanda de información del usuario respecto a la búsqueda que introdujo, es un contenido que genera mayor tiempo de permanencia, menor rebote y, en definitiva, una mayor retención del usuario.

Google recomienda que hagas un contenido valioso, enriquecido y único, con una extensión suficiente para aportar valor a los usuarios, que es en realidad el principal objetivo de Google: ofrecer a los usuarios el mejor contenido posible para cada intención de búsqueda.

 

 

¿Cómo te perjudica?

Las webs que tienen muchas secciones indexadas con contenido escaso o poco valioso diluyen su autoridad entre muchas URLs, lo cual no es bueno para la autoridad global del sitio. Además, obligan a Google a rastrear contenido irrelevante y en sitios muy grandes puede suponer un problema de crawl budget.

Las páginas con contenido escaso e irrelevante no suelen satisfacer la demanda de información del usuario, con lo cual son abandonadas antes y reciben menos enlaces, compartidos, incluso conversiones.

¿Cómo saber si tienes thin content?

Observa la cantidad de contenido que tienes en tus secciones y entradas y si no suelen llegar ni a 300 palabras cada una es que estás bastante por debajo de la cantidad necesaria de texto para posicionar bien y satisfacer a los usuarios. Además, analiza la calidad y el valor real de tus contenidos.

Revisa con Google Analytics cómo interactúa el usuario con tu contenido. Si en general hay tiempos de permanencia bajos, demasiado  rebote y pocas visitas a páginas por sesión deberías plantearte si tu contenido es lo suficientemente bueno o completo, es decir, si tiene la extensión y calidad suficiente para satisfacer la intención de búsqueda del usuario.

¿Cómo solucionarlo?

Ponte a escribir ya textos mejores y más extensos, con más valor, más epígrafes y encabezados h y desindexa todas esas páginas con poco contenido que no tienen relevancia ni potencial para posicionar, como páginas de contacto que sólo tienen mapa y formulario y cosas así.

Además, cada vez que decidas trabajar una keyword, hazlo a conciencia, en lugar de tratar de salir del paso con cualquier texto. Piensa bien en lo que quiere realmente el usuario que está introduciendo una query de búsqueda en Google y dale toda la información y el valor posible.

Es decir, no trabajes pensando en una keyword únicamente para cada URL, sino en la intención de búsqueda global que puede satisfacer cada URL. Con lo cual mejor crear contenidos completos, extensos, ricos y con maneras sinonímicas y variadas de expresar la keyword.

 

 

 

Definir objetivos Plan de Contenidos4. Ausencia de etiquetas importantes (title, h1)

Como bien sabes, el contenido en Internet está codificado en lenguaje HTML. Dentro de este lenguaje existen etiquetas que tienen una importancia mayor que otras de cara a Google.

Las dos etiquetas más importantes y que nunca deben faltar en cada una de tus URLs son:

 

  • Title: Indica a Google el título principal de esa URL. Se debe poner un title por URL, no uno sólo a nivel global de la web. En ese title debe estar la keyword sí o sí. Es la etiqueta de mayor relevancia SEO. Se escribe así: <title></title>. Por cierto, todos los CMS como WordPress y otros te deberían poner por defecto en title lo que escribes dentro de la casilla de título arriba del todo.

 

  • H1:  Es la etiqueta de encabezado más relevante. En una página o entrada puedes tener h1, h2, h3, etc., y la que nunca debería faltar es el h1, ya que es la siguiente en relevancia tras la etiqueta <title></title>. Como en el caso del title, el título principal que escribes en la caja de arriba del todo debería ponerse también en h1.

 

Aparte de estas dos etiquetas, no está nada mal que introduzcas otras etiquetas también relevantes en tu contenido y que en ellas pongas tu keyword o las keywords relacionadas con la intención de búsqueda principal que estás trabajando en tu contenido (también las etiquetas, h3, h4, h5, etc…).

Esto ayuda a Google a entender tu contenido y otorga relevancia a lo que pones dentro de estas etiquetas, además de dar a tus textos un aspecto visual mucho más jerarquizado y escaneable.

Nota: la etiqueta h más importante es el h1. El h2 es un poco menos relevante y así con todas, en importancia descendente.

 

¿Cómo te perjudica?

Si no usas etiquetas relevantes, Google no puede entender la relevancia de las keywords que usas dentro de ellas. Es decir, estarías dejando de lado uno de los elementos más importantes para reforzar la relevancia de tu contenido en torno a las palabras clave que empleas. Además, tus textos tendrían una apariencia muy monótona y esto podría perjudicar la retención de usuario.

¿Cómo saber si te faltan etiquetas importantes?

Debe haber un único title y un único h1 por cada URL de tu sitio web. Si quieres comprobar a nivel código que estas etiquetas están apareciendo correctamente, ve a tu web y haz click en Botón derecho > Ver código fuente de la página. Ahí puedes usar el comando de búsqueda Control o CMD + F, para buscar “title” y “h1” y ver si están y aparecen una sola vez.

¿Cómo solucionarlo?

En teoría, si usas un buen CMS (como por ejemplo, WordPress) con una buena plantilla y no has tocado nada raro, cada URL de tu sitio (páginas, entradas, productos, etc) debería estar mostrando en el código un title y un h1. Si no es así, podría ser debido a que tienes una plantilla con el código poco optimizado de cara al SEO o, quizá, el desarrollador de tu empresa ha cometido un lapsus y ha dejado la web sin etiquetas relevantes. En estos dos últimos casos, hay que tocar el código php.

Importante: Pide ayuda a un experto antes de ponerte a tocar el código si no tienes mucha idea previa.

 

 

5. Sobreoptimización de keyword (keyword stuffing)

No por escribir tu keyword de manera repetitiva y forzada en tus textos vas a posicionar mejor. Para escribir un buen texto SEO no hace falta poner la keyword una y otra vez. Esos tiempos lejanos en los que para posicionar mejor había que meter la keyword con calzador en cada párrafo han pasado, por suerte para el usuario que tenía que leer textos poco amigables llenos de palabras repetidas. Ahora eso no ayuda.

Es más, si te pasas o sobreoptimizas, estás incurriendo en lo que conocemos como Keyword Stuffing y eso no le gusta a Google porque se aleja de la filosofía de escribir de manera orgánica pensando sobre todo en el valor que ofreces y en satisfacer al usuario.

Por tanto, un consejo: escribe siempre de manera natural, sin pensar demasiado en repetir tus keywords aquí y allá. Usa sinónimos y riqueza en el uso del lenguaje. A Google le va a gustar más… y al usuario también.

 

 

 

¿Cómo te perjudica?

Si Google detecta un uso excesivo y forzado de la keyword puede determinar que tu texto no tiene calidad real y no ofrece una semántica natural, con lo cual podría perjudicar a tu posicionamiento.

¿Cómo saber si estás repitiendo demasiado la keyword?

Con herramientas gratuitas como SEO Yoast (plugin para WordPress) o Keyword Density Checker, puedes revisar fácilmente si estás haciendo Keyword Stuffing.

¿Cómo solucionarlo?

En esto, como en muchos otros aspectos del SEO, existen teorías y diferentes opiniones. No obstante, podemos dar como bastante fiable un porcentaje de aparición de keyword no mayor a un 1,5% respecto al total.

Además, resulta curioso comprobar que cuando escribes un texto sin obsesionarte en poner keywords aquí y allá y lo haces de manera natural y fluida, el porcentaje de escritura de la keyword suele rondar esta proporción.

Por tanto, analiza tus textos y, si te pasas, reduce la cantidad de keywords que aparecen de manera exacta y busca sinónimos para enriquecer el texto de cara a Google y al usuario.

 

 

6. Keywords incorrectas

Un error más común de lo que puede parecer es centrarte en las keywords que no debes. Si tu objetivo de posicionamiento son palabras clave incorrectas, todo lo que hagas en el SEO de tu web va a caer en saco roto, es decir, vas a invertir tiempo y recursos para no obtener mucho beneficio real.

¿Cuáles son los típicos errores a la hora de elegir keywords?

 

  • Pensar que el único objetivo de posicionamiento es el propio nombre de marca. Posicionar la marca puede ser interesante para usuarios que te buscan en Google para ver tu popularidad o llegar a tu web en el caso de búsquedas branded (los que buscan en Google tu marca aunque ya conozcan el dominio). Pero no te trae usuarios nuevos en relación a una necesidad de búsqueda, con lo cual no suele ser muy rentable.

 

  • Ir a por keywords demasiado genéricas, sobre todo al principio. Aunque tienen más búsquedas, las keywords más cortas o genéricas suelen estar más competidas, precisamente por eso. Por tanto, si eres un proyecto modesto y quieres entrar a competir desde el principio con los grandes de tu sector, quizá trabajes en vano durante bastante tiempo y acabes por desanimarte. En estos casos, mejor empezar por keywords longtail, es decir, más específicas y que incluyen más términos, donde hay menos gente compitiendo y que responden a una necesidad de búsqueda más concreta.

 

  • Centrarse en keywords que no tienen búsquedas por mera intuición, sin hacer una keyword research previa. Aunque conozcas muy bien tu sector o tu profesión, analiza siempre cómo buscan los usuarios para encontrar los servicios o contenidos que ofreces. No siempre es como pensabas. Un buen estudio de palabras clave evita que pierdas el tiempo con keywords que no busca nadie.

 

¿Cómo te perjudica?

Trabajar keywords incorrectas en tu sitio es un problema de importancia crucial. Si te centras en las palabras clave equivocadas, todo el trabajo de creación de contenido y optimización SEO que hagas después no servirá para mucho.

¿Cómo saber si una web está trabajando keywords incorrectas?

Para obtener una conclusión fiable hay que hacer una Keyword Research adecuada. No obstante, las webs que están trabajando mal las keywords presentan normalmente algunos puntos en común fácilmente identificables: title de página de inicio sólo con nombre de marca, uso de la keyword principal del sitio en muchas URLs, concatenación de muchas keywords diferentes en el mismo title, etc.

¿Cómo solucionarlo?

Ponte desde ya a realizar una Keyword Research a fondo para tu sitio. Es el primer paso de cualquier estrategia SEO y merece que le dediquemos el tiempo que sea necesario hasta que obtengamos una buena cantidad de palabras clave para poder repartirlas y asignarlas entre tus URLs, las que ya existen y las que vas a crear en un futuro. En este artículo tienes 20 herramientas para hacer Keyword Research.

 

 

7. URLs indexadas por error

No todas las URLs de una web tienen por qué estar apareciendo en Google, es decir, no hay que indexar todo. Las páginas del sitio que tienen poco contenido o que son irrelevantes, o que no se centran en ninguna keyword ya que lo que ofrecen no tienen intención de búsqueda, no debes indexarlas en Google. Tampoco las que tengan contenido plagiado de otras webs o coincidente con otras URLs internas.

Por un lado, tener indexadas las páginas irrelevantes que no sirven para el SEO obliga a Google a rastrear contenido que nunca va a posicionar y le hace perder tiempo de crawleo en tu web, lo cual no es bueno. Por otro, las páginas con contenido duplicado (por ejemplo, fichas de productos similares) podrían también perjudicarte si Google las indexa, como te he comentado en un apartado anterior.

Además, hay un problema muy típico cuando trabajas con un CMS como WordPress. Las plantillas premium suelen incluir contenido demo, es decir, páginas y elementos de ejemplos ya prediseñados que sueles cargar junto a la plantilla para ver las posibilidades de diseño que incluye.

Estos contenidos suelen estar en inglés y además ya están en la página de venta de la plantilla. Muchas veces, por error, terminas tu web y dejas todo ese contenido indexado. Contenido que es duplicado y que además está en otro idioma y no trabaja ninguna intención de búsqueda. Por tanto, es súper importante que cuando termines de diseñar tu web, borres inmediatamente todo ese contenido demo para evitar problemas.

 

¿Cómo te perjudica?

Como te he explicado al principio de este epígrafe, las páginas con texto duplicado (por ejemplo, páginas de aviso legal y ley de cookies) podrían ser consideradas por Google como URLs irrelevantes ya que no aportan contenido original, con lo cual no deberías indexarlas. Además, no tiene sentido indexar este tipo de páginas ya que aportan una temática irrelevante para tus usuarios.

Tener indexadas muchas URLs con contenido duplicado, irrelevante o escaso podría (ojo, no siempre) penalizarte estas URLs y además supone un sobreesfuerzo de rastreo por parte de Google y podría comprometer tu Crawl Budget.

Dicho de otro modo: ¿Qué URLs debes indexar? La respuesta es sencilla: únicamente aquéllas páginas que satisfacen una intención de búsqueda concreta (es decir, trabajan una keyword determinada) y optimizan su contenido de cara al SEO.

¿Cuáles no debes indexar? Todas las demás.

¿Cómo saber si tienes URLs indexadas por error?

Ve a Google y escribe “site:tudominio.com“. (Nota: No pongas tal cual “tudominio.com”, ahí pon el tuyo propio). A continuación verás un resumen bastante aproximado de las URLs de tu sitio que están indexadas y salen en Google en formato SERP (caja de resultados de búsqueda).

A partir del análisis de indexación con site:, haz un repaso exhaustivo de todas y cada una de las URLs que aparecen:

 

  • ¿Hay páginas de taxonomías de esas que están llenas de entradas duplicadas en el sitio o directamente vacías sin contenido? Desindéxalas.
  • ¿Tienes la página de Contacto indexada y la página sólo tiene un mapa, un formulario y un poco de texto? Desindéxala (o trabaja en ella una keyword y añade contenido relevante y único).
  • ¿Aparecen ahí las páginas de Aviso Legal, Ley de Cookies, Condiciones Generales, Política de Privacidad, etc? Desindéxalas también.

¿Cómo solucionarlo?

Una vez que has realizado el análisis y anotado cuáles son las URLs que no deberían aparecer en resultados de búsqueda, hay que sacarlas de la indexación. Para hacerlo, tienes dos modos:

 

1. Si trabajas en WordPress o un CMS de similar calidad, tienes plugins, extensiones o módulos que te permiten añadir el atributo noindex a cada URL con un sólo click.

2. Si tu web está hecha con código puro, no te queda más remedio que añadir la etiqueta robots a mano, dentro de la etiqueta <head></head> de cada URL que necesites desindexar. La sintaxis es la siguiente: <meta name=”robots” content=”noindex”>.

 

De este modo, la próxima vez que Google rastree estas URLs, sabrá que no debe volver a mostrarlas como resultados de búsqueda.

 

 

8. URLs no indexadas por error

Justo al contrario que el anterior. Este error consiste en no tener indexadas las páginas relevantes e importantes para posicionar, por su autoridad de página, por la calidad de su contenido o por ser páginas importantes como la home o inicio y otras páginas principales del sitio.

¿Por qué sucede esto? Puede ser por 4 motivos principalmente:

 

  • Tienes toda la web desindexada en robots.txt. Has puesto Disallow: / para que Google no indexe nada durante la fase de desarrollo de tu sitio, y se te ha olvidado quitarlo.
  • Tienes marcada la casilla “disuade a los motores de búsqueda de indexar este sitio” en Ajustes > Generales de tu WordPress.
  • Tienes puesta la etiqueta “noindex” en determinadas páginas por error, ya sea mediante código o con el plugin SEO Yoast, dentro de la cajita del plugin abajo del todo, en la sección “¿Permitir a los motores de búsqueda mostrar esta Entrada en los resultados?”.
  • El contenido de la página es irrelevante para Google debido a que es muy escaso (thin content) o presenta demasiada coincidencia (duplicado) con otras URLs del sitio.

 

¿Cómo te perjudica?

Es obvio. No tener indexadas páginas relevantes del sitio te está quitando la posibilidad de conseguir tráfico orgánico. Si has optimizado tus páginas para que aparezcan en Google lo más arriba posible, no olvides indexarlas para que los usuarios puedan encontrarte desde el buscador.

¿Cómo saber si tienes URLs no indexadas por error?

Ve a Google y utiliza el comando site:tudominio.com para ver qué está indexando y qué no. Incluso, para tener un dato más preciso, haz el análisis desde la parte de Indexación de Search Console.

¿Cómo solucionarlo?

Si el problema de indexación proviene de un contenido que no tiene calidad, es escaso o está duplicado, soluciónalo cuanto antes. Si el problema es porque tienes etiqueta noindex puesta por error, retírala inmediatamente, ya sea desde el plugin si usas un CMS o eliminando la etiqueta robots noindex desde el código si tu web está hecha a medida.

 

 

9. No optimizar CTR

Un error típico y que tiene fácil solución, sólo es cuestión de dedicarle tiempo y atención. CTR son las siglas de Click Through Rate, o lo que es lo mismo, el ratio de clicks por impresiones de tus resultados de búsqueda en Google (SERPs).

Hoy en día el CTR es uno de los factores SEO más decisivos. El porcentaje de usuarios que clickan en tu resultado frente al total de impresiones de éste en Google es algo que debes mejorar a toda costa. Pero no siempre se optimiza como sería conveniente debido a las prisas o por no conceder al CTR la importancia que merece.

Algunos de los errores más comunes a la hora de construir tus SERPs (cajas de resultados de búsqueda en Google) son:

 

✖ Títulos que se cortan por ser demasiado extensos.

✖ Títulos sin keyword.

✖ Títulos con poca apariencia de valor y mal redactados.

✖ Demasiada apariencia comercial y de marca en SERPs de contenido valioso.

✖ Meta descripciones poco valiosas sin keyword y sin desglosar el valor del contenido.

✖ No usar elementos visuales destacados como emojis y símbolos.

✖ Mostrar la fecha si el contenido es muy antiguo.

✖ No usar contenido enriquecido (rich snippets) cuando la temática lo permita.

 

¿Cómo te perjudica?

No optimizar tu CTR no sólo reduce la cantidad de clicks que podrías obtener y, por tanto, las visitas que consigues para tu sitio. El CTR es un factor SEO directo que influye sobre tus posiciones.

¿Cómo saber si no tienes un CTR optimizado?

Observa cómo son tus cajas de resultados de búsqueda. Si no destacan frente a los competidores, si los títulos no enganchan, si las metadescripciones no incitan a hacer click, en definitiva, si las has trabajado poco o nada, está claro que estás perdiendo tráfico potencial.

Además, puedes analizar directamente cómo son tus ratios de CTR si usas la funcionalidad Analítica de Búsqueda en Google Search Console. Si tienes contenidos en buenas posiciones y en cambio tienen un CTR bajo, es que aún te queda trabajo por hacer.

¿Cómo solucionarlo?

Si trabajas en WordPress como lo hace la mayoría de la gente, nada mejor que usar el plugin SEO Yoast para ir a la caja de edición abajo de cada página y editar el título SEO y la meta descripción. Además, puedes poner en práctica técnicas de copywriting persuasivo orientadas a conseguir más clicks. Otro elemento interesante que puedes implementar son las estrellas de valoración, con un plugin gratuito como este.

En este post te damos un montón de acciones concretas y aplicables para optimizar tu CTR y mejorar el SEO.

 

 

 

10. Carga lenta

Una carga lenta es otro error típico que puede perjudicarte en tu SEO y, en el caso de que sea una carga extremadamente lenta, la experiencia de usuario en tu web. Google quiere las webs carguen rápido y sin interrupciones, tanto en la versión de escritorio como en dispositivos móviles. Para medir la velocidad de carga puedes usar herramientas como GTMetrix, Page Spaeed Insights o Pingdom Tools.

Lo ideal sería que tu web cargue en menos de 2 segundos y consiga notas cercanas a las letras A-B en herramientas como GTMetrix.

¿Cuáles son los errores que pueden perjudicar tu velocidad de carga?

 

  • Imágenes no optimizadas en ancho y alto. Nunca subas imágenes a un tamaño superior al que se van a mostrar en la página web. Si vas a poner una imagen que en la web mide 300px de ancho, si la subes a 1200px estás cargando innecesariamente el peso. Para reescalar las imágenes al tamaño correcto puedes usar herramientas como Photoshop, Fotor, PicMonkey, Gimp, o cualquier editor de imágenes.

 

  • Imágenes no optimizadas en peso. Una vez que tienes las imágenes a su tamaño correcto, debes optimizar su peso en kilobytes, sin que pierdan calidad. Con herramientas online como Tinypng puedes hacerlo facilísimo. Además, en WordPress tienes plugins como EWWW Image Optimizer o WP Smush, que lo hacen de forma automática.

 

  • Demasiados plugins o extensiones en tu gestor de contenidos. Los plugins hacen la vida más fácil y permiten hacer cosas maravillosas, pero no te pases, ya que puedes acabar sobrecargando tu web de peticiones o requests. Trata de no tener más de 10-15 plugins en tu web. Aunque pienses que algunos son imprescindibles, revisa tu web con sentido crítico y espíritu optimizador y limpia los que no sean súper necesarios.

 

  • Pop ups y elementos en javascript. Este tipo de elementos sobrecargan el peso de tu web al realizar peticiones al servidor e incluir bastante llamadas a archivos javascript. Además, Google no los quiere ver ni en pintura en dispositivos móviles. Y, en cuanto al usuario, a veces son demasiado invasivos. Otros elementos como sliders, parallax, lightbox, megamenús y en general cualquier tipo de efecto o animación que use javascript pueden ser también bastante ralentizadores. Úsalos con moderación.

 

  • Hosting lento. Los servidores baratos de mala calidad no suelen ser buena opción. Aunque te ahorres un poco de dinero, a la larga te acaban perjudicando. No sólo por su carga lenta, sino por su escasa seguridad y soporte deficiente. Contrata siempre un hosting rápido y de calidad, merece la pena.

 

  • Páginas demasiado grandes. Las páginas con demasiado contenido suelen ralentizar la carga, aunque al incluir bastante texto pueden ser también buenas para el SEO. La clave es buscar el equilibrio correcto. Por otro lado, las páginas tipo onepage navigation, es decir, las que tienen todas las secciones en una única URL, suelen acumular demasiado contenido en una sola página y dificultan la optimización de velocidad. Además, en muchos casos aunque no en todos, no suelen ser buenas para el SEO, ya que reducen la cantidad de URLs y te reducen la posibilidad de trabajar diferentes keywords por separado.

 

¿Cómo te perjudica?

Una carga excesivamente lenta puede afectar a tu posicionamiento y además empeora la experiencia de usuario, con lo cual indirectamente también puede influir en el grado de satisfacción de los usuarios cuando interactúan con tu web.

¿Cómo saber si tu web es muy lenta?

Analiza tu dominio con la herramienta GTMetrix, que te va a dar métricas muy interesantes, como el Page Speed Score, (puntuación global de cara a los parámetros de rendimiento que Google considera importantes) o la velocidad de carga del sitio, así como el peso de página y la cantidad de peticiones externas e internas que realiza tu web para funcionar.

¿Cuándo se puede decir que la web es lenta? Trata de que no suba de 3 segundos como mucho. Y, a partir de ahí, optimiza todo lo que puedas.

 

 

¿Cómo solucionarlo?

Optimizar el rendimiento de tu web recibe el nombre técnico de WPO (Web Performance Optimization). Hay un montón de acciones que puedes aplicar para mejorar la velocidad de tu web.

Las más comunes son la optimización del peso y el tamaño de las imágenes, el uso de un sistema de caché, la carga diferida de elementos de la web, la contratación de un plan de hosting rápido o la disminución de plugins y recursos externos que necesite tu web para funcionar, como hojas de estilo, archivos Javascript o códigos de inserción de elementos desde otras webs.

En este artículo de nuestro blog te contamos 4 acciones reales y aplicables para optimizar la velocidad de tu web. En este otro artículo te explico cómo optimizar una web WordPress paso a paso para mejorar la velocidad de carga, y además podrás entender qué significan los resultados que te da GTMetrix desde un punto de vista técnico.

 

 

11. URLs no optimizadas

Otro aspecto que no debes dejar pasar es la optimización de tus URLs y slugs, pues Google las tiene en cuenta. Revisa tu web y comprueba que:

 

  • Incluyen la expresión de búsqueda o palabras clave del contenido, separadas por guiones medios y sin preposiciones, conjunciones ni artículos, pues no son palabras relevantes. La estructura de tus slugs (la parte de la URL que aparece a la derecha del dominio a partir de la barra /) debería ser la siguiente: /expresion-clave. Con lo cual la URL completa quedaría así: dominio.com/expresion-clave. En este caso el slug es /expresion-clave.

 

  • Otra cuestión que debes analizar es el modo en que se construyen las carpetas o directorios en las URLs. Trata de no poner el slug de los contenidos más relevantes demasiado separados del dominio principal. No hagas cosas como esta: dominio.com/categoria/subcategoria/slug. Esto le estaría diciendo a Google que esa página que está al final no es muy relevante ya que está muy lejos del dominio principal, con lo cual se nutre menos de su traspaso de autoridad. Simplifica, ordena correctamente y con sentido, y trata de hacer URLs cortas siempre y cuando no tengas muchísimas URLs en tu web, pues en este caso sí que debes organizarlas por niveles para facilitar el rastreo por parte de Google.

 

¿Cómo te perjudica?

Usar URLs no optimizadas, excesivamente largas y llenas de palabras irrelevantes no es recomendable. Google prefiere URLs amigables y semánticas, ya que las entiende mejor. Y el usuario también.

¿Cómo saber si no tienes tus URLs optimizadas?

Para revisar fácilmente cómo son las URLs de una web, puedes usar el comando site: en Google y así podrás ver todas tus SERPs con sus URLs. También puedes usar herramientas como Screaming Frog. En este artículo te contamos más a fondo cómo funciona y qué cosas puedes hacer con Screaming Frog.

¿Cómo solucionarlo?

Cuando crees nuevas URLs (o en páginas ya existentes*) ve a tu editor de URLs (en cualquier CMS puedes hacerlo) y optimízalas. Deja sólo las keywords, separadas por guiones medios, y quita todo lo demás.

 

*SÚPER IMPORTANTE: Ojo, si cambias la URL de una página, aunque sólo sea una preposición, estás eliminando la anterior URL por completo. En ese caso, asegúrate de redireccionar la URL antigua a la nueva con una 301 permanente, para traspasar gran parte de la autoridad, tráfico y enlaces que tuviera la URL antigua hacia la nueva. Si no haces la redirección perderías todos estos valores y empezarías de 0, lo cual sería muy negativo para tu SEO.

 

 

12. No adaptar bien a responsive

A estas alturas ya no hay excusas. Todas las webs deben adaptarse a cualquier dispositivo a la perfección. Es posible que pienses que tu web es perfectamente responsive porque en las especificaciones de la plantilla que has comprado dice que lo es. Pero no te confíes.

Dale un repaso a fondo al comportamiento de la web en diferentes dispositivos móviles y tamaños de pantalla, pues en ocasiones puedes llevarte sorpresas. No todas las plantillas ajustan perfectamente su contenido a todos los dispositivos, y sería una pena que los usuarios de un determinado dispositivo no pudieran disfrutar de una experiencia usable en tu web por culpa de este aspecto.

Si encuentras errores en algún dispositivo, por ejemplo: un texto se sale de la pantalla, un botón es demasiado pequeño para clickarlo con facilidad, las entradas tienen el texto muy pequeño e ilegible, etc… ¿Cómo solucionarlo?

 

  • Si la plantilla se encuentra dentro del periodo de soporte, escribe a los desarrolladores del tema notificándoles la incidencia y pidiéndoles una solución. Ellos deben pulir su producto de la mejor manera posible, y en muchas ocasiones es el feedback de los usuarios lo que les permite mejorarla poco a poco.

 

  • Si usas WordPress, tienes plugins como WP Touch que te permiten tocar algunos elementos y hacerlos responsive, aunque no todos, con lo cual te sirve para pequeños retoques de textos y alguna cosa más.

 

  • Otra opción es que edites tú mismo el código CSS de tu plantilla y adaptes a la perfección cada elemento en cada rango de pantalla. Tocar CSS no es muy difícil, pero requiere un poco de conocimiento. Por ello, he preparado un artículo donde te explico cómo puedes editar con CSS diversos aspectos básicos y avanzados en tu plantilla e incluso personalizar la apariencia responsive de tu web con media queries de CSS.

 

¿Cómo te perjudica?

Google ya dijo hace tiempo que las webs deben ofrecer un contenido adaptable a todos los dispositivos. De no respetar esta premisa, podrías ver perjudicadas tus posiciones. Además, como sucede también en otros factores, no se trata únicamente de Google, sino de los usuarios.

¿Cómo interactúan los usuarios con contenidos que no se adaptan a su dispositivo? Suelen marcharse antes, lo cual afecta negativamente al tiempo medio de permanencia en tu web, y es muy posible que decidan salir sin interactuar con tu web, lo cual aumentaría la tasa de rebote.

Y, además, no olvides que el SEO sirve para traer tráfico a tu sitio y que el tráfico debe ser rentabilizado al máximo. Los usuarios suelen realizar menos acciones rentables en una web que no les ofrece un contenido adaptado correctamente. Es decir, piensa en la conversión.

¿Cómo saber si tu web no es responsive?

Muy sencillo: basta con que abras tu web en diferentes dispositivos y observes qué sucede. Si el contenido no se adapta verticalmente y excede la pantalla por los lados obligándote a navegar lateralmente, si los botones y los textos se ven demasiado pequeños, si la web parece la misma que ves en la pantalla de escritorio, es que tu sitio no es responsive.

Aparte de analizarlo directamente en cada dispositivo, y para que no tengas que comprártelos todos, puedes usar la herramienta gratuita Responsive Design Checker para simular cómo se vería tu web en diferentes dispositivos.

 

 

¿Cómo solucionarlo?

En teoría, prácticamente todas las plantillas que uses para diseñar tu web son responsive. Aun así, harías bien en analizar cómo de responsive es la plantilla que tienes pensado adquirir, ya que no todas están igual de optimizadas y resulta evidente que algunas se adaptan mejor que otras.

Si necesitas ajustar aún más las versiones responsive de tu web, puedes hacerlo mediante código CSS, con las funciones Media Queries. En este artículo tutorial de CSS te explico cómo aplicar perfectamente estas funciones de código en tu web de cara a la responsividad avanzada.

En el caso de que tu web esté hecha a medida con código puro, es decir, no use un gestor de contenidos como WordPress o similares, no te queda otra que tocar directamente el código CSS como te explico más arriba. El artículo está escrito paso a paso y con la finalidad de resultas sencillo de entender. No obstante, si ves que te resulta muy complicado, pide ayuda a un desarrollador.

 

 

Estrategia Plan de Contenidos Blog13. No establecer dominio preferido

Esto es algo que no debería pasar bajo ningún concepto y de hecho no pasa mucho, pero a veces sucede en algunos hostings no muy buenos o cuando los técnicos de tu web te han hecho mal la gestión del dominio. Esto puede ser bastante dañino para tu posicionamiento.

Si tienes tu web en la versión www y también la tienes en la versión sin www., estarías mostrando el mismo contenido absolutamente igual en dos URLs diferentes, lo cual sería un contenido duplicado de libro.

Por ello, es esencial que en tu hosting tengas establecida la versión preferente o canonicalizada de tu dominio, y que además se haga una redirección de una versión a otra de manera automática.

 

¿Cómo te perjudica?

En el caso de no redireccionar correctamente tus versiones de dominio, podrías estar cayendo en un contenido duplicado de manual, al tener la web completamente replicada como un espejo en las diferentes versiones.

¿Cómo saber si no tienes dominio preferido correctamente redireccionado?

Pon en tu navegador la dirección de tu web con www. y luego ponla sin www, es decir, sólo el dominio.com. Si en ambos casos la URL se queda como está, sin redireccionarse una a otra, estás cayendo en este error y debes solucionarlo cuanto antes.

¿Cómo solucionarlo?

Habla con el hosting y que te lo hagan ellos. En hostings buenos el soporte te ayuda en todo lo posible y te solucionan este tipo de cuestiones técnicas avanzadas.

Si no es el caso de tu hosting, entonces hazlo tú mismo, editando el archivo .htaccess que se encuentra en la raíz de tu web en el hosting, dentro de los archivos y carpetas del sitio. Puedes hacerlo mediante el administrador de archivos del hosting o via FTP con herramientas como Filezilla. Si en la raíz de tus archivos web no encuentras este archivo, asegúrate de poner en mostrar los archivos ocultos.

Una vez dentro del archivo .htaccess, para hacer que la versión www redireccione de manera automática a la versión de sólo dominio sin www, añade lo siguiente:

 

RewriteEngine On RewriteCond %{HTTP_HOST} ^www.tudominio.com [NC] RewriteRule ^(.*)$ http://tudominio.com/$1 [L,R=301]

 

Muy importante: No coloques esta expresión dentro de otra, asegúrate de ponerla separada para que no afecte a otras funciones del sitio.

 

 

14. No tener https

La versión segura de la URL (SSL) es algo que deberías tener ya funcionando en tu sitio. No solo porque Google ya lo recomiendo, sino por evitar que los usuarios de tu web puedan marcharse al comprobar que tu sitio no es seguro, lo cual podría bajarte el tiempo medio de permanencia y aumentar la tasa de rebote, además de perjudicar tus objetivos de conversión debido a la inseguridad del sitio.

A medida que los navegadores empiezan a mostrar la ausencia de SSL de forma más patente, los usuarios van siendo cada vez más conscientes. Además, en una web donde se realizan transacciones, hay que instalarlo ya.

¿Cómo saber si tienes https o no? En el navegador, mira arriba en la barra de direcciones donde está escrito tu dominio y observa si incluye la s en el protocolo http de este modo: https://dominio.com. Además, observa si hay iconos o mensajes del navegador indicando que el sitio no es seguro.

¿Cómo solucionarlo? En los hostings profesionales, instalar el https suele ser sencillo, incluso en algunos ya viene incluido gratis en el pack básico. Basta con ejecutar la funcionalidad o ponerte en contacto con el equipo de soporte del servidor para que te lo pongan a funcionar.

 

¿Cómo te perjudica?

Google ya dijo hace un tiempo que la seguridad en internet es una prioridad. Puedes leerlo aquí. Por tanto, no tener el protocolo https en tu dominio, aunque no te penalice directamente, sí es algo que a Google no le gusta demasiado. Así que, ¿por qué arriesgarte?

Además, a medida que los navegadores van mostrando de manera más visible y evidente que una web no tiene SSL, puede llegar a convertirse en un factor disuasorio para algunos usuarios, que podrían abandonar tu sitio por la inseguridad manifiesta que ofrece, lo cual afectaría a la permanencia y al rebote.

¿Cómo saber si no tienes https?

Muy fácil: mira en la barra de direcciones del navegador y observa si tu dominio incluye protocolo https o http. Si tu navegador no muestra los protocolos, copia el dominio directamente desde la barra del navegador y luego pégalo en cualquier otro lugar para ver si incluye https o no.

¿Cómo solucionarlo?

Habla con tu servidor web para que te lo habiliten. Algunos hostings lo incluyen en el plan contratado y sólo es cuestión de solicitarlo. Otros hostings te cobran este servicio aparte, aunque no suele ser muy caro.

 

 

 

15. Enlaces masivos con mismo anchor text

A medida que Google ha ido refinando su algoritmo Penguin, va quedando menos margen para cometer torpezas y correr riesgos en la compra de enlaces y en el resto de estrategias de linkbuilding.

Un error típico cuando compras enlaces o haces guest blogging o, en definitiva, fuerzas de alguna manera la entrada de enlaces a tu sitio web, es tender a usar siempre el mismo anchor text o muy parecidos, con palabra clave precisa o con marca + palabra clave. Esto a priori no tendría por qué ser malo, de hecho es muy bueno que los anchor texts de los backlinks que apuntan a tu página incluyan keywords.

El problema es cuando usas todo el tiempo el mismo o muy parecidos, y tienen una estructura muy similar, con marca + palabra clave. Esto es tan idílico y poco común que Google puede sospechar que existe un patrón de enlazado no natural, lo cual podría llevarle a penalizar tu sitio. Ten en cuenta que en general, cuando te enlazan de manera natural, en muchas ocasiones ponen sólo tu nombre de marca o palabras sin keyword en el anchor text, y esto Google lo sabe.

 

¿Cómo te perjudica?

Google te puede penalizar mediante el algoritmo Penguin si detecta un perfil de enlaces entrantes (o salientes) en el que exista una coincidencia masiva de anchor texts.

¿Cómo saber si tienes perfil de enlaces con anchors masivos?

Hay un montón de herramientas gratuitas para analizar enlaces y anchors. Una muy interesante es el Backlink Explorer de Cognitive SEO. También las hay de pago como Ahrefs, Semrush, Sistrix, etc. Revisa tu dominio con alguna de estas herramientas y obtén tus conclusiones.

 

 

Aparte de usar herramientas, tú mismo también deberías saber más o menos si sueles comprar enlaces con anchors iguales de manera masiva, o si los colocas hacia otras webs. Mucho ojo con esto.

¿Cómo solucionarlo?

Si los enlaces entrantes son buenos, habla con quien te los ha puesto para que varíe el anchor text. Si son enlaces tóxicos o tienen apariencia sospechosa, usa inmediatamente la herramienta Disavow de Google.

Si se trata de enlaces salientes desde tu web, simplemente ve y cámbialos,. Emplea siempre palabras diferentes y variadas para colocar tus enlaces, sobre todo en URLs en las que saques muchos enlaces hacia otros sitios web.

 

 

16. Poco enlazado interno

El enlazado interno es un factor importante para optimizar el SEO de tu sitio. Por tanto, no optimizar el enlazado interno puede perjudicar tu posicionamiento.

Los enlaces internos ayudan, por un lado, al traspaso de autoridad de unas URLs a otras. Por otro, favorecen el rastreo de tu sitio, ya que Google recorre las URLs saltando de unas a otras, es decir, siguiendo el rastro de enlaces (siempre que sean enlaces follow y las URLs no estén en disallow de robots).

Además, los enlaces internos te permiten aprovechar el envío de autoridad interna mediante los anchor texts con palabras clave que trabajan las páginas de destino. Además, un buen enlazado interno a contenidos relevantes ayuda a bajar la tasa de rebote y facilita la retención de usuario y el número de páginas vistas.

 

 

¿Cómo te perjudica?

Si tienes un enlazado interno insuficiente, puede que afecte al rastreo de tu web por parte de Google y a la transmisión de autoridad interna de tus URLs. Además, los enlaces amplían y contextualizan el contenido para el usuario, lo cual puede beneficiar a su retención y a bajar la tasa de rebote.

¿Cómo saber si tienes poco enlazado interno?

Puedes analizarlo directamente en la herramienta de Enlaces Internos de Google Search Console. Ahí puedes observar cuáles son las URLs de tu sitio más enlazadas internamente y desde qué URLs.

¿Cómo solucionarlo?

Enlaza, enlaza y enlaza todo el rato y siempre que puedas amplia información para satisfacer más y mejor al usuario.

 

 

 

17. No optimizar la experiencia de usuario

La experiencia de usuario, es decir, el modo en que los usuarios interactúan con tu sitio, es un aspecto importante que no puedes dejar de lado. La experiencia de usuario comprende conceptos tales como la usabilidad del sitio, la legibilidad, la facilidad para realizar acciones en la web, el entendimiento sencillo de todo el proceso de conversión, etc.

Si no trabajas la experiencia de usuario, estás cometiendo un error. No es que a Google no le gusten los sitios que no optimizan la experiencia de usuario, en este caso es el mismo usuario el que te “penaliza” mediante su comportamiento dentro del sitio. Si tenemos en cuenta que para Google cada vez son más importantes las señales de usuario (tiempo de permanencia, rebote, CTR, etc) a la hora de rankear los sitios, este es un aspecto que no puedes dejar de lado.

Por ejemplo, un pop up que sale demasiado pronto e interrumpe la navegación del usuario en tu sitio, o que en dispositivos móviles ocupa toda la pantalla y no se puede cerrar fácilmente, frustrando la experiencia del usuario y llevándole a abandonar tu web de manera prematura.

El SEO se hace para ser relevantes de cara a las personas, que son las que consumen tu contenido, a pesar de que sea Google el que decide los criterios de rankeo. Por tanto, si no le gustas al usuario, no le gustas a Google. Tenlo muy presente.

 

 

¿Cómo te perjudica?

Una web que no optimiza la experiencia de usuario puede acarrear un empeoramiento de las señales de navegación del usuario dentro del sitio. Es decir, puede bajar el tiempo medio de permanencia y aumentar la tasa de rebote. Esto perjudica al SEO.

¿Cómo saber si la experiencia de usuario en tu sitio no es buena?

Puedes analizar métricas de tráfico, permanencia y rebote en función de los diseños implementados. También puedes monitorizar la navegación del usuario con mapas de calor y grabaciones. Aquí te dejo una herramienta para realizar estos análisis exhaustivos.

Puedes además realizar sondeos a una muestra significativa de tus usuarios para recibir feedback sobre su experiencia en el sitio.

¿Cómo solucionarlo?

Lo mejor que puedes hacer es medir constantemente el grado de satisfacción de los usuarios en tu web, hasta que consigas ofrecerles la mejor experiencia posible.

 

 

18. Canibalización

Un error SEO que sucede a menudo y que te puede perjudicar bastante es el de la canibalización. Hablamos de penalización cuando tienes más de una URL para una única keyword o intención de búsqueda, de modo que dispersas la autoridad entre una o más URLs y compites contra ti mismo con tus propias URLs.

Te lo explico más sencillo con un ejemplo: tienes una entrada que compite por la keyword “Guía para aprender SEO” y creas otra nueva que trabaja la misma keyword, o incluso, una diferente pero que responde a la misma intención de búsqueda, como por ejemplo: “Manual para aprender SEO”.

Si haces esto, Google no sabe muy bien cuál es la URL de tu sitio que tiene la máxima relevancia para esta intención de búsqueda, de manera que pierdes competitividad para esa query y quizá no consigas posicionar bien ninguna de ellas.

Además, toda la autoridad, los enlaces, compartidos, etc., que van ganando estas URLs, se dispersan entre todas ella en lugar de tenerlo todo en una sola URL que sea super competitiva y que pueda aspirar a llegar arriba en Google.

Es un error que trabajes la misma keyword en todas tus URLs. Esto no te hace globalmente más fuerte para esa keyword.

 

Recuerda: 1 URL = 1 intención de búsqueda o keyword.

 

¿Cómo te perjudica?

Dispersar la autoridad para tus keywords entre diferentes URLs es la peor estrategia posible. Este tipo de errores acaban por perjudicar bastante el posicionamiento. A Google debes dejarle muy clara la intencionalidad de trabajar una intención de búsqueda diferente por cada URL, o es posible que acabe por no saber qué URL debe mostrar para determinadas búsquedas.

¿Cómo saber si tienes canibalización?

Por un lado, analiza tus contenidos de manera global y trata de agruparlos por intención de búsqueda. Si dos artículos ofrecen un contenido que satisface la misma intención de búsqueda del usuario, ¿por qué ponerlos por separado en lugar de unir ambos contenidos en uno solo para así ofrecer aún más valor?

Aparte de esto, herramientas como Sistrix permiten saber rápidamente si tienes URLs canibalizadas que compiten entre sí.

 

¿Cómo solucionarlo?

Lo primero, antes de cometer errores, planifica. Crea un plan de contenidos y programa la publicación de páginas y entradas en torno a keywords diferenciadas.

En segundo lugar, optimiza lo que ya existe. Si ves que hay dos o más URLs compitiendo por la misma keyword o intención de búsqueda, agrúpalas en una y trata de crear páginas de mucho valor que ofrecen absolutamente todo lo que el usuario pudiera necesitar para satisfacer su demanda de información. En ocasiones, hay URLs canibalizadoras que ni siquiera tienen contenido. En ese caso, basta con que las desindexes.

 

rendimiento seo19. No tener Sitemaps

El archivo Sitemaps ayuda al rastreo y a la indexación por parte de Google. Es por tanto un archivo importante para optimizar tu SEO y no tenerlo no es lo más recomendable.

Este archivo le dice a Google cuáles son las URLs relevantes de tu sitio y que quieres indexar sí o sí en el buscador. Tener Sitemaps ayuda a mejorar la indexación general del sitio, y a que Google entienda bien el contexto de las URLs que estás tratando de indexar.

 

¿Cómo te perjudica?

La ausencia de archivo Sitemaps te puede generar problemas de indexación lenta o incluso contenidos que no consigues indexar, con el consiguiente perjuicio de cara al SEO.

¿Cómo saber si tienes Sitemaps o no?

Con la herramienta gratuita Sitemap Test puedes ver rápidamente si tu web tiene disponible un Sitemaps o no. Además, si tu web está en WordPress con SEO Yoast, puedes probar directamente a poner en el navegador www.tudominio.com/sitemap_index.xml, pues es en esta dirección donde se alojan los sitemaps.

¿Cómo solucionarlo?

Si no tienes Sitemaps, puedes crearlo con SEO Yoast (en WordPress) o usar un Sitemaps Generator y subir después el archivo a la raíz de tu hosting.

 

 

 

20. No revisar y arreglar los 404

Los errores 404 son todas esas URLs dentro de tu sitio que no se encuentran. ¿Por qué? Tal vez porque se ha cambiado la URL, se ha borrado la página o porque alguien te ha enlazado mal.

 

¿Cómo te perjudica?

Si no revisas periódicamente los errores 404 de tu web puedes estar perdiendo tráfico a zonas relevantes del sitio, pues los usuarios llegan a páginas que ya no existen en lugar de ser redireccionados al lugar correcto. Y no sólo compromete al tráfico, también podrías estar perjudicando la eficiencia de rastreo ya que Google pierde tiempo rastreando estas 404.

¿Cómo saber si tienes errores 404?

Lo puedes analizar en la Search Console, dentro de Errores de Rastreo, y también con Screaming Frog. Esta herramienta además te indica las páginas que vas poniendo con redirección 301 para que puedas ir viendo los 404 ya solucionados.

¿Cómo solucionarlo?

Un error 404 se soluciona del siguiente modo, según sea el caso:

 

  1. Si es una página que ha cambiado de URL, redirecciona con 301 de la antigua a la nueva. Aquí tienes un plugin gratuito para hacer redirecciones 301.
  2. Si la URL 404 no te suena de nada y no tienes ni idea de a dónde redireccionarla, hazlo por defecto a la home del sitio.
  3. Si es un 404 que no proviene de ninguna URL real, sino que ha sido generada dinámicamente y no tiene relevancia, no es necesario que hagas nada.

 

 

amp21. Enlaces salientes rotos

Enlaces rotos son enlaces salientes desde tu sitio a otras webs que no funcionan o que han borrado el contenido o cambiado la URL. Tener muchos de estos puede suponer un problema.

 

El motivo: Google rastrea los enlaces de tu web y en ello pierde tiempo de rastreo. Obligar al buscador a gastar recursos de Crawl Budget en pasar por todos estos enlaces inservibles no tiene ningún sentido y podría hacer que Google no llegue a rastrear o le cueste indexar algunas de tus URLs.

Además, de cara a la experiencia de usuario, los enlaces rotos son una molestia para el usuario que hace click y además denotan falta de optimización de un sitio web.

 

¿Cómo te perjudica?

Peor eficiencia de rastreo y peor experiencia de usuario. Esto puede afectar al Crawl Budget, sobre todo cuando son muchos los enlaces rotos que tienes en tu sitio web. Además, un contenido poco optimizado y revisado, con enlaces salientes rotos, puede ser percibido por el usuario como un contenido poco actual y poco útil, lo cual puede perjudicar el tiempo de permanencia, rebote y la apariencia de valor del contenido.

¿Cómo saber si tienes enlaces salientes rotos?

Muy sencillo. Introduce tu dominio en esta herramienta, y ve detectando y solucionando los errores que encuentres.

¿Cómo solucionarlo?

En este caso no te queda otra que ir solucionando los enlaces uno a uno, enlazando bien, buscando alternativas a los enlaces de webs que ya no existen, o directamente quitando el enlace. No obstante, si trabajas en WordPress tienes un plugin muy útil que te facilita la tarea un montón, ya que además de detectar los enlaces rotos te lleva directamente a cada uno de ellos para que los soluciones rápidamente.

 

 

22. No usar etiquetas sociales

¿Las redes sociales influyen en el SEO? No se puede decir que influyan de manera directa, pero sí pueden ser un factor de influencia correlativa.

Es decir, no por tener más seguidores vas a posicionar mejor tus contenidos, es obvio. Más bien, si tienes comunidades de usuarios activos y bien segmentados por intereses, cuando publicas desde tus perfiles sociales puedes lograr enviar tráfico a tu sitio, siempre y cuando el contenido que publicas tenga valor para los usuarios.

Por tanto, es importante que optimices al máximo el modo en que tus URLs aparecen en las redes sociales para aumentar los clicks que generan hacia tu web. Y esto se puede optimizar mediante etiquetas de código HTML.

 

¿Cómo te perjudica?

No optimizar el modo en que tu contenido se muestra en redes es renunciar en parte al potencial de tráfico que puedes lograr desde ellas. Aunque las redes sociales no influyen en el SEO de manera directa, suman tráfico a tu web, sobre todo al principio cuando aún no has indexado o posicionado tus contenidos en Google.

¿Cómo saber si no tienes etiquetas sociales?

Revisa si las cajitas de tus contenidos compartidos en redes muestran la imagen que quieres mostrar, normalmente la imagen principal o de cabecera. Además, observa si el título y la descripción aparecen de manera correcta.

Aparte de esto, puedes analizar el código de tu web (botón derecho > Ver código fuente de la página). En la parte de código puedes hacer una búsqueda con Control + F (en PC) o Comando + F (en Mac) y ver si aparecen y están rellenas las etiquetas sociales. Sobre todo, revisa que aparezcan rellenos los campos de título, descripción e imagen, ya que son los más visibles y decisivos para motivar el click de los usuarios.

 

¿Cómo solucionarlo?

Tienes dos opciones. Si tu web está hecha en WordPress, una de las mejores soluciones es usar el plugin Yoast SEO, que te permite añadir las etiquetas sociales en la sección Social.

Si tu web está hecha a medida con código puro, tienes que añadir estas etiquetas a mano dentro de la etiqueta de cabecera <head></head>

 

Para Facebook, Linkedin y Google Plus:
<meta property=”og:title” content=”” />
<meta property=”og:type” content=”” />
<meta property=”og:url” content=”” />
<meta property=”og:image” content=”” />

Para Twitter:
<meta name=”twitter:card” content=””>
<meta name=”twitter:url” content=”“>
<meta name=”twitter:title” content=””>
<meta name=”twitter:description” content=””>
<meta name=”twitter:image””>

 

 

 

23. Hacer Cloaking

Cloaking es una antigua técnica blackhat consistente en tratar de engañar al buscador y al usuario, como por ejemplo: mostrando un contenido al usuario y otro diferente a los bots que rastrean. Si haces este tipo de técnicas, muy posiblemente serás penalizado por Google, por tanto mejor no dedicarse a hacer este tipo de trampas, sobre todo si no eres un SEO muy experimentado.

Algunos ejemplos de blackhat:

 

  • Poner texto con el mismo color de fondo o fuera de la pantalla para que Google lo indexe pero el usuario no lo vea.
  • Mostrar un contenido u otro según la ip del usuario.
  • Realizar redirecciones múltiples para que al final el usuario acabe viendo un contenido diferente al que esperaba.
  • Insertar contenido de otras webs para el usuario y tratar de que el buscador indexe otro contenido camuflado.

 

¿Cómo te perjudica?

Este tipo de técnicas puede que hubieran funcionado en el pasado, pero hoy no. Google ha aprendido a entender mejor el contexto de rastreo y puede detectar perfectamente si estamos tratando de engañarle, o si la versión rastreadas para el bot y la versión para el usuario son diferentes.

¿Cómo saber si estás haciendo cloaking?

Si el SEO de tu web lo gestionas tú mismo, no hay duda. Si tienes contratado a un especialista y hace tiempo que estás empeorando en posiciones y visitas, tal vez haya llevado a cabo alguna práctica extrema que pueda haberte penalizado. Nunca dejes tu proyecto totalmente en manos de otra persona si no es de total confianza, y siempre pídele un status de lo que hace en tu sitio web.

¿Cómo solucionarlo?

Dejando de hacerlo, es decir, quitando de la web todos los códigos y trampas destinadas a posicionar engañando al buscador y al usuario. Si has tenido la mala suerte de llevarte una penalización por este motivo, aunque ya hayas limpiado tu web nada te asegura que vuelvas a recuperar posiciones. Por tanto, (opinión personal) mejor hacer un SEO responsable y centrado en el valor real de cara a conseguir retención del usuario, enlaces y CTR.

 

 

24. Contenido demasiado comercial y con poco valor

Lo he visto a menudo en mi trabajo como SEO, aunque hoy en día por suerte menos. Clientes que te dicen que hacer un blog no funciona y cuando echas un vistazo al contenido que hacen descubres que están intentando vender con los posts en lugar de centrarse en aportar valor a los usuarios para atraer visitas y retenerles en el sitio.

Un blog de empresa orientado a posicionar no sirve para contar las últimas novedades de tu empresa que no interesan a tus usuarios. Un blog no sirve para vender productos (para eso está la tienda). Un blog tampoco sirve para contar lo primero que se te viene a la cabeza. Hay que realizar un análisis sobre qué queremos conseguir, quién es el target y qué le interesa a ese target. A partir de ahí, haremos una keyword research y crearemos un plan de contenidos calendarizado.

Si tu blog no atrae visitas orgánicas ni desde redes sociales, ni tampoco es enlazado por otros usuarios, ni genera un tiempo medio de permanencia aceptable, plantéate por qué.

 

 

¿Cómo te perjudica?

Si no ofreces contenido de valor que interese realmente a los usuarios, o que les ayuda o les aporta de alguna manera, no vas a conseguir atraerles o retenerles en tu sitio, perjudicando de este modo los aspectos SEO relacionados con la interacción del usuario: CTR, tiempo de permanencia y rebote. Por no hablar de la importancia de ofrecer buen contenido para crear comunidad y favorecer la conversión.

Además, si en tu web sólo trabajas keywords comerciales, es decir, las que hacen mención a productos o servicios, estás dejando de lado toda esa gran cantidad de keywords informacionales que posiblemente tengan volúmenes de búsqueda incluso superiores a las transaccionales.

No todos los usuarios que buscan en Internet tienen claro lo que quieren comprar en el momento de realizar la búsqueda, sino que empiezan informándose y refinando la búsqueda a medida que van aprendiendo y contextualizando lo que realmente necesitan. ¿Por qué no ofrecer contenidos para atraer a esos usuarios desde el principio del proceso? En el mejor de los casos les venderás tu servicio o producto, y en el peor habrás conseguido un tráfico muy valioso.

¿Cómo saber si estás haciendo contenido con poco valor?

Una web que no ofrece valor para atraer a los usuarios tiene una serie de rasgos muy identificables:

  • No hay mucho tráfico en el blog y tampoco comentarios.
  • Las entradas no son compartidas casi nunca.
  • Las entradas no son enlazadas de manera natural.
  • El contenido no genera casi interacciones en redes.
  • Los títulos de los artículos son poco atractivos y hablan de cuestiones internas de la empresa.
  • Las imágenes de cabecera de los artículos son de baja calidad, copiadas de otros sitios o no tienen mucho que ver con el contenido.
  • No se optimizan las SERPs y no son muy clickadas en Google (bajo CTR).
  • La apariencia interior de las entradas es poco atractiva, con texto en bruto que no jerarquiza por tamaños, poco uso de imagen y vídeo, poca extensión.
  • Las entradas se limitan a replicar noticias del sector sin aportar mucho más
  • Se usan las entradas para vender directamente los productos y servicios como si fueran un catálogo.

¿Cómo solucionarlo?

Crear un sitio web relevante para los usuarios no es flor de un día. Requiere primero ser honestos y críticos con la propia línea editorial de la empresa, y valorar si realmente lo que estamos publicando interesa a la gente. Saber esto es más fácil de lo que parece: la gente demuestra qué cosas le interesan realmente cuando introducen sus expresiones de búsqueda en el buscador.

Por tanto, a partir de hacer una keyword research a fondo y la creación de un plan de contenidos adecuado, hay que empezar a escribir contenido realmente relevante. Contenido que interesa a los usuarios porque les soluciona un problema relacionado con el servicio que ofreces, o porque les entretiene, les divierte, les causa curiosidad o les hace sentir parte de una comunidad.

En el caso de que ya tengas un blog lleno de contenido poco relevante, te recomiendo que hagas agrupación de contenidos, es decir, que agrupes por URLs todos los artículos que aportan algo de valor y no funcionaban por sí solos o que trabajaban una intención de búsqueda similar. Las URLs que elimines (si tenían algo de tráfico, impacto en redes, enlazado o algún tipo de relevancia) las puedes redireccionar todas al artículo principal.

Si el contenido te lo va a hacer alguien externo por encargo, es importante que le hagas entender la importancia crucial de hacer un contenido realmente relevante. No se trata sólo de coger la keyword, ponerla en el título y ponerse a escribir. Tampoco se trata de escribir artículos casi a diario por el mero hecho de publicar mucho, sin atender a la calidad de lo que se publica. Se trata de aportar valor.

 

 

 

rendimiento seo25. No trazar un plan SEO a medio-largo plazo

Si quieres que tu sitio web atraiga mucho tráfico y sea relevante para los usuarios, trabaja para ello de manera organizada y dedicando todo el tiempo y los recursos que sean necesarios.

Creo que hay que entender el SEO como una cultura dentro la empresa que se implementa mediante estrategias organizadas, más que como un conjunto de trucos y atajos para “ponernos los primeros en Google” como por arte de magia.

El buen SEO es técnica y es también la ejecución correcta de esas técnicas. Por tanto, el SEO es conocimiento y es trabajo constante. Si quieres posicionar dando “pelotazos” o haciendo “magia”, posiblemente no consigas tu objetivo o acabes con tu sitio penalizado.

 

 

¿Cómo te perjudica?

Toda estrategia basada en la improvisación, es decir, en la ausencia real de estrategia, tiene muchas posibilidades de no conseguir los resultados deseados. Si no trazas un plan SEO que trabaje de manera organizada los aspectos más importantes del posicionamiento, lo vas a tener difícil frente a otros que ya lo están haciendo. Estudia y planifica factores como la elaboración de un plan de contenidos, la optimización constante del CTR en nuestras SERPs, estrategias para conseguir enlaces a lo largo del tiempo, etc.

Si no planificas pierdes el control del proceso. Si no trazas planes a futuro, no estás viendo más allá del día a día y no te anticipas a lo que pueda suceder. Por ejemplo, si no haces keyword research periódica, puede que llegues tarde a algunas palabras clave que tu competencia ya está posicionando.

¿Cómo saber si tienes un plan SEO adecuado?

¿Estás calendarizando la creación de contenidos en el tiempo? ¿Haces keyword research periódicamente para detectar nuevas intenciones de búsqueda? ¿Te has marcado una cantidad aproximada de enlaces a conseguir cada mes y has planificado estrategias para conseguirlos? ¿Has elaborado un documento detallado donde constan todas las acciones que afectan al SEO y las has organizado a lo largo del tiempo según orden de importancia? ¿Has destinado a cada una de ellas el tiempo y los recursos económicos y técnicos necesarios para llevarlas a cabo?

Si la respuesta a la mayoría de estas preguntas es no, posiblemente estés trabajando con demasiada improvisación y quizá no hayas conseguido aún los resultados que esperabas.

¿Cómo solucionarlo?

Analiza tu sector. Analiza a tu competencia. Analiza a tu target. Analiza tu propia estrategia con un sentido crítico. Analiza quién eres y cuáles son tus objetivos de manera realista. ¿Qué quieres conseguir? ¿Puedes conseguirlo? ¿Tienes tiempo y dinero para ello? ¿Hace falta destinar más recursos internos y cambiar hábitos dentro de la empresa?

Una vez tengas claro en qué contexto estás, haz un plan SEO a fondo dedicándole todo el tiempo y los recursos que sean necesarios. Para ello existen plantillas y metodologías elaboradas por profesionales SEO que pueden serte de gran utilidad.

Y, sobre todo, dale al SEO la importancia que merece dentro del resto de acciones en tu estrategia global de marketing digital.

 

 

¿Tienes alguno de estos errores en tu web? ¿Has detectado algún otro?

Hacer un buen SEO requiere trabajo, conocimiento y experimentación constante. Si trabajas el SEO en tu web o te dedicas a ello profesionalmente, es posible que conozcas muchos de los aspectos que hemos comentado en el post, o incluso que quieras comentarnos otros errores o cuestiones relacionadas.

No hay un único punto de vista en el SEO. Lo importante es compartir y poner en común nuestras propias experiencias para así entre todos llegar a conclusiones lo más correctas posibles. En ocasiones, hay aspectos que pueden estar sujetos a debate, pues cada caso es diferente y las circunstancias de cada proyecto varían de uno a otro.

Con este post he querido contarte algunos de los errores SEO más comunes que he cometido alguna vez o que he visto en proyectos de clientes. La idea no es dictar sentencia de manera absoluta sobre las cosas, sino aportar mi punto de vista y dar pie a un debate que nos sirva para aprender más entre todos.

Deja un comentario con tu opinión o contándome tu caso y estaré encantado de responderte y ayudarte 🙂

 

25 errores de posicionamiento en buscadores que destrozan tu SEO
5 (99.33%) 30 votos
Posts relacionados

“El SEO son las madres”: 8 lecciones de posicionamiento SEO, por MJ Cachón

"El SEO no existe, el SEO son los padres. O mejor dicho, las madres." De esta forma comenzaba MJ Cachón su ponencia
2018-04-26
arantxa

18

10 acciones para optimizar el CTR y mejorar el posicionamiento SEO

En la primera edición del PRO Marketing DAY, organizado por A
2018-04-05
arantxa

18

3 Acciones SEO muy actuales para tu estrategia de posicionamiento, por Luis Villanueva

"SEO es experimentar, ver lo que funciona, aplicar, analizar", así comenzó Luis M Villanueva su ponencia en la
2018-03-26
milena

18

23 temas delicados del Posicionamiento SEO y Google en 2018

Menuda entrevista ha hecho Alicia Senvilla a Luis Villanueva en nuestro proyecto de Marketin.tv. Han tocado 23 puntos
2017-09-07
rafa

18

Mitos y errores del posicionamiento SEO según 18 expertos

Te traigo una recopilación de mitos y errores en la que han colaborado 18 especialistas SEO. Nos rompen falsos m
2016-10-24
ernesto

18

21 puntos del posicionamiento SEO explicados por Aleyda Solís

En este post te ofrecemos 21 pasos súper importantes para hacer SEO. Es una recopilación con algunos de los puntos que d
2016-10-19
alvaro

18

Guía ASO: posicionamiento de aplicaciones móviles y Apps

Juan González Villa es un especialista en SEO centrado en el usuario. Hoy comparte con nosotros 12 tr
2016-04-13
seostratega

18

Lista de TODAS las Redes Sociales del Mundo en 2019 [+100]

Las redes sociales viven en constante evolución. Algunas perduran, otras modifican su naturaleza, otras mueren. Este
2018-12-11
milena

8

Cómo conseguir MÁS seguidores en Instagram reales y sin trampas

Instagram es una red social con un poder brutal y, en la actualidad, una de las más populares y con más interacción. Su
2018-12-04
roberto-ortega

8

Sobre el Autor 

Especialista SEO, Desarrollador Web y Creativo. Licenciado en Periodismo y Dirección de Arte. Me apasiona la Comunicación gráfica y escrita. En Aula CM me dedico sobre todo a los Cursos de WordPress y SEO, tutorías con alumnos y también a crear webs y optimizarlas. Mi blog es ErnestoGBustamante.com

    Más en:
  • facebook
  • googleplus
  • linkedin
  • pinterest
  • twitter
Ernesto G Bustamante25 errores de posicionamiento en buscadores que destrozan tu SEO

8 comentarios

Únete a la conversación
  • Armando - 20 noviembre, 2018 responder

    Tus comentarios son muy importantes para posicionar laweb con su respeciva clave

  • Manu - 20 noviembre, 2018 responder

    Acabo de descubrir este blog y me encantado la manera tan didactica de hablar y explicar sobre los errores, que yo el primero, cometo en mi página web. Seguiré vuestras publicaciones desde hoy mismo para aprender todo lo posible y así tratar de mejorar el posicionamiento de mi sitio. Saludos y gracias por el gran aporte!

    Ernesto G Bustamante - 21 noviembre, 2018 responder

    Hola Manu,
    gracias por tus palabras. Me alegra que nuestro contenido te haya resultado útil 😉

  • Jonathan - 20 noviembre, 2018 responder

    Super guía, muy buena, para ir repasando todos los puntos, creo que el 25 tiene gran importancia, sin planificación el resto es ir dando “palos de ciego” (con perdón). Muchas gracias por compartirla. ¡Saludos!

    Ernesto G Bustamante - 21 noviembre, 2018 responder

    Hola Jonathan, exacto, la planificación es esencial para alcanzar el éxito en el SEO, gracias por aportar, saludos!

  • carol - 23 noviembre, 2018 responder

    wuao, que guía tan completa, la verdad leyendo esto me he quedado muy preocupada yo realizo contenido de salud y muchos de los artículos tienen palabras parecidas para hablar de un tipo de enfermedad, realice la prueba me ha salido problema en unos pocos, voy a seguir tus recomendaciones para mejorar, que gran aporte, gracias, un abrazo.

  • Marketing Digital Argentina - 23 noviembre, 2018 responder

    Siempre cuando leo contenidos como estos me doy cuenta la importancia del mundo digital en esta era

  • Carmen - 28 noviembre, 2018 responder

    Una vez más, es un placer leerte 🙂

Únete a la conversación

RESPONSABLE: WEB Y CONTENIDOS SL FINALIDAD PRINCIPAL: Envío de nuestros artículos del blog, así como el aviso de nuevas actividades, algunas de las cuales podrían ser de carácter comercial LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal