Diccionario de
Marketing Online

Ir al diccionario

Qué es Sampling: definición, ventajas de aplicarlo y ejemplos


Cuando hablamos de sampling nos referimos a la estrategia que consiste en ofrecer muestras gratuitas de algún producto o servicio a nuestros potenciales clientes.

El objetivo de esta estrategia es conseguir que estos usuarios terminen comprando el producto o servicio que ofrecemos tras probar cómo funciona.

 

1. ¿Qué es sampling y para qué sirve?

El sampling supone una manera de “enganchar” a nuestros usuarios mediante un proceso que les lleve a valorar si el producto que han probado cubre sus necesidades o no.

“El sampling consiste en ofrecer muestras gratuitas de un producto a nuestros potenciales clientes”

De esta manera, en vez de optar por una estrategia agresiva ofrecemos al cliente la opción de valorar por sí mismo si quiere adquirirlo. En base a los beneficios que haya obtenido tras el uso del mismo.

 

2. Ventajas de utilizar el sampling

A pesar de que su uso no se encuentra muy extendido, el sampling suele ofrecer muy buenos resultados.

Las principales razones por las que el sampling es tan eficaz son:

 

Rompemos la barrera inicial con el usuario

Una de las principales dificultades a la hora de vender un producto o servicio es conseguir convencer a nuestro cliente para que compre la primera vez algún producto de los que ofrecemos. Al utilizar como gancho un producto o servicio que no tiene ningún coste, conseguimos suavizar su posible oposición y convencerle de que realice una primera prueba.

 

Ofrecemos la oportunidad de probar un producto

De esta manera, a la hora de adquirirlo, ya ha podido comprobar las ventajas o beneficios que le ofrece el mismo. Esta primera experiencia, si resulta positiva, servirá al usuario para establecer una referencia con el resto de nuestros servicios y/o productos.

 

Generamos familiaridad con nuestra marca

Si un usuario que no nos conoce utiliza uno de nuestros productos o servicios, conseguiremos crear una primera relación con nuestra marca. Generando una mayor sensación de familiaridad en el usuario. Esta familiaridad hará, posteriormente, que prefiera elegir nuestros productos frente a los de la competencia.

 

Fidelizamos a nuestros clientes

Abrimos la posibilidad de crear una relación duradera con el cliente mediante la técnica del pie en la puerta. Esta famosa técnica de persuasión conlleva ofrecer un producto inicial para, luego, ofrecer otra serie de productos. Si un potencial cliente ha probado uno de nuestros servicios y se encuentra contento con los resultados obtenidos, tendremos mayores probabilidades de que adquiera algún otro.

 

Conseguimos un gran ROI con una pequeña inversión

Dado que se trata de una estrategia que suele obtener grandes resultados, el importe que debemos invertir de manera inicial queda más que cubierto con los beneficios que obtendremos finalmente. No obstante, deberemos realizar un estudio previo para valorar el riesgo que puede suponer la inversión que vamos a llevar a cabo.

 

3. Cómo establecer una estrategia de sampling

Antes de lanzarnos a ejecutar una estrategia de sampling es importante que realicemos un análisis pormenorizado de nuestros productos y/o servicios.

Para obtener toda la información posible de cara a nuestro plan podemos realizarnos las siguientes preguntas:

 

¿Qué es lo que podemos ofrecer a nuestros clientes?

Dependiendo de nuestro producto, tendremos la posibilidad de ofrecer una cosa u otra. Si por ejemplo hablamos de un servicio, tendremos la opción de ofrecer un periodo gratuito (una clase, un mes de suscripción, etc…). Mientras que, si nos referimos a un producto físico, tendremos la opción de ofrecer alguna muestra gratuita para que nuestros posibles clientes lo prueben de primera mano.

 

¿Cuál es el coste y el ROI que podemos tener?

Una vez tengamos seleccionada la  “muestra”  que vamos a ofrecer, deberemos realizar cálculos para ver el coste que nos supone y si nos interesa realizar esa inversión. Para ello tendremos que valorar también el posible Retorno a la Inversión que podríamos obtener en caso de que, finalmente, el prospecto se termine convirtiendo en un cliente real.

 

¿Qué estrategia de comunicación vamos a establecer?

Por último, también debemos analizar la manera en la cual vamos a comunicar esto a nuestros posibles clientes. Establecer una estrategia de marketing adecuada y creativa es esencial para que este proceso funcione. De lo contrario, podríamos tirar al traste toda la estrategia realizada previamente.

 

4. Ejemplos de empresas que utilizan el sampling

Para llevar a cabo una estrategia de sampling, no es indispensable que dispongamos de un producto tangible.

Algunas empresas que utilizan esta estrategia de manera efectiva son:

 

  • Amazon: actualmente, la compañía está planteando un servicio en el cual ofrecerá muestras gratuitas de ciertos productos a clientes seleccionados para que puedan probarlos. Dichos productos están incluidos dentro de su catálogo de venta, por lo que podrán ser adquiridos posteriormente en la plataforma en caso de que el cliente se encuentre satisfecho.
  • Netflix: la plataforma ofrece un periodo de prueba gratuito de un mes a sus usuarios. De esta manera pueden probar la plataforma y luego decidir si quieren continuar con su suscripción al servicio. El resultado suele ser que, la mayor parte de los usuarios, continúa suscrito a los servicios.
  • Redbull: cada vez que lanza un nuevo sabor, esta marca suele ofrecer muestras de productos gratuitas de manera aleatoria a los usuarios. Muchas veces podemos encontrarlos en calles concurridas del centro de las grandes ciudades ofreciendo bebidas gratuitas a los viandantes.

Como puedes observar, incluso las grandes plataformas que ya cuentan con un amplio número de clientes, utilizan esta estrategia. Todo ello con el objetivo de mejorar sus servicios y la relación con sus clientes.

 

5. La importancia del sampling en la estrategia de marketing

Las ventajas que puede ofrecernos el sampling son sumamente interesantes, ofreciéndonos la oportunidad de acercarnos más a nuestros usuarios. Pero, si lo que queremos es conquistar a nuestros consumidores, es importante que comencemos a aplicar estrategias de neuromarketing que nos permitan humanizar nuestros productos.

No obstante, antes de lanzarnos a la piscina, debemos realizar un estudio previo que nos permita identificar los puntos fuertes y débiles de nuestro servicio. Así estaremos preparados para los posibles problemas que puedan surgir, solucionándolos de la manera más efectiva posible.

Salima SánchezQué es Sampling: definición, ventajas de aplicarlo y ejemplos