Diccionario de
Marketing Online

Ir al diccionario

Que es Benchmarking: definición, tipos y ejemplos


El benchmarking es una de las estrategias más utilizadas por las empresas para buscar la manera de mejorar sus servicios o, en general, el funcionamiento interno de las mismas.

No obstante, debemos tener en cuenta que no consiste en copiar las estrategias de otras empresas, sino más bien encontrar una referencia o motivación que nos pueda ayudar a pensar nuevas mejoras para nuestra propia empresa.

 

1. ¿Qué es benchmarking?

El benchmarkin conlleva realizar un estudio a fondo de nuestra competencia que nos permita ver cuáles son sus mejores prácticas, cuáles no y valorar la adaptación de las mismas a nuestro negocio.

“El benchmarking consiste en analizar las buenas prácticas de nuestros competidores más fuertes”

No obstante, para poder aprovechar todo el potencial de esta estrategia, lo más interesante es complementarla con un buen análisis interno de nuestra propia empresa. El cual podemos hacer mediante la realización de un análisis DAFO.

 

2. Objetivos del benchmarking

Cuando decidimos abordar una estrategia de este tipo estamos estableciendo comparaciones entre nuestra empresa y aquellos que consideramos nuestros competidores fuertes.

Los objetivos suelen conllevar establecer mejoras en algunos de estos ámbitos:

 

  • Niveles de calidad: mejorar nuestro servicio, las garantías, la satisfacción de nuestros clientes, etc… Pueden ser puntos a valorar en nuestro análisis.
  • Procesos: otro aspecto a considerar es el funcionamiento interno de la empresa a nivel de procesos, clima laboral, etc..
  • Mercado: puede ser que nuestra competencia este dando a los clientes una serie de servicios que nosotros no hemos valorado previamente y que nos interesa incorporar en nuestro catálogo. De manera que, al realizar un análisis de este tipo, podremos conocer mejor el mercado al que nos estamos enfrentando.

 

En resumen, podemos decir que se trata de evaluar todas aquellas buenas prácticas que están haciendo que una empresa triunfe y utilizarlas de referencia para encontrar nuestro propio modus operandi.

 

3. Tipos de benchmarking

Aunque el objetivo final del benchmarking es siempre el mismo, podemos encontrar distintos tipos, siendo el más común el benchmarking competitivo.

Los 4 tipos principales son:

 

Competitivo

Es aquel que se realiza entre empresas de nuestro mismo sector, fijándonos en aquellas que consideramos que son las mejores. De esta manera, podremos extraer las prácticas que les están resultando más efectivas con el objetivo de buscar una manera de implementarlas dentro de nuestra propia estrategia.

 

Interno

En las empresas grandes a veces resulta de mucha utilidad realizar un benchmarking que nos permita conocer más a fondo los procesos generales y también los que se establecen entre los distintos departamentos. De esta manera, quizás podamos establecer sinergias entre distintos departamentos para mejorar la eficacia y eficiencia de los equipos de trabajo.

 

Funcional

Si queremos ir un paso mas allá también podemos realizar un benchmarkin con empresas que no pertenecen a la misma industria. A pesar de no tratarse de nuestro sector de manera directa, puede que conozcamos algunas prácticas que resulten aplicables a nuestra empresa. Consiguiendo mejorar su funcionamiento en algún aspecto.

 

Digital

Finalmente, también podemos hacer un estudio de benchmark dirigiéndonos directamente a la parte digital de las empresas. En este caso, lo que haríamos sería valorar sus páginas web, redes sociales y, en definitiva, toda su estrategia digital.

 

4. Etapas del benchmarking

Cuando realizamos un benchmarking es importante que nos marquemos una serie de fases que nos permitan desarrollar el mismo de manera efectiva:

 

Planificación

Lo primero que tenemos que hacer es realizar una planificación de la información que queremos recoger mediante nuestro estudio. Para ayudarnos a desarrollar este información podemos contestar a 3 preguntas:

  • ¿Qué quiero medir?
  • ¿A quién voy a medir?
  • ¿Cómo voy a hacerlo?

 

Recogida de Datos

El segundo paso consistiría en recopilar todos los datos que hemos considerado que son indispensables para nuestro estudio durante la fase de planificación.

 

Análisis y conclusiones

Una vez tengamos toda la información recopilada, será importante que pasemos a la fase de análisis de la información. De ella extraeremos una serie de conclusiones que puedan resultarnos útiles de cara a nuestra empresa.

 

Plan de acción

Con las conclusiones que hayamos obtenido tendremos la opción de establecer un plan de mejora para nuestra empresa. Para ello, tendremos que valorar las estrategias que mejor le están funcionando a las empresas y ver la manera en la que nos pueden servir para inspirarnos y crear las nuestras.

Con todo ello, crearemos un plan de acción en el cual estableceremos los objetivos que queremos lograr, la manera en la que vamos a hacerlo y cómo vamos a medir los resultados obtenidos.

 

Seguimiento y mejora

Finalmente, para que todo tenga sentido, será necesario realizar un seguimiento de la estrategia que estamos ejecutando para ver si estamos consiguiendo los resultados pretendidos o no. Gracias al mismo podremos realizar a tiempo los ajustes que sean necesarios, en el caso de que tengamos que hacerlos.

 

5. Benchmarking: ejemplos

El Benchmarking ha demostrado ser una estrategia bastante útil para las marcas. Algunos de los ejemplos más conocidos son:

 

  • Starbucks: la conocida marca decidió hacer un estudio de benchmark para conocer la manera en que debían mejorar su funcionamiento y descubrieron que, una de las quejas más habituales, tenía que ver con el tiempo que tardaban en dar los cafés. Tras establecer una serie de soluciones de ubicación de elementos en sus cafeterías, consiguieron mejorar este aspecto aumentando así la satisfacción de sus clientes.

 

  • Xerox: una de las primeras empresas que decidió realizar un estudio de benchmarking fue Xerox. Gracias a un estudio exhaustivo de su competencia, descubrieron que debían realizar una mejora general de los procesos de la compañía para mantenerse a la orden del día en el mercado. Tras implementar las estrategias consiguieron mejorar sus ventas y, desde entonces, llevan a cabo este tipo de estudios de manera habitual.

 

6. La importancia de realizar estudios de Benchmark

Cuanto más conozcamos tanto a nuestra empresa como a la competencia mejor será para nosotros ya que podremos establecer mejoras que nos permitan aumentar nuestras conversiones, mejorar la satisfacción de nuestros clientes, etc..

Pero, además de estos aspectos, no debemos pasar por alto la posibilidad de utilizar contenidos emocionales que puedan acercarnos más a los usuarios.

 

 

 

Salima SánchezQue es Benchmarking: definición, tipos y ejemplos